Seleccionar página

Nosotros

Un poco de historia de champ&co.

Guillermo Barrera, creador desde hace más de siete años de la marca Champ & Co.,   desarrolló El Champ Tirado durante un viaje a la provincia de Mendoza, luego, con el  producto final ya listo, inició la comercialización, gracias al apoyo profesional e incondicional de Verónica Irureta de Zenn Eventos.

A fin de seguir avanzando en el crecimiento de Champ & Co., se incorporó a la empresa Javier Ramírez,  quien desarrolla productos nuevos para satisfacer la demanda de los clientes.  Actualmente, en Champ & Co., además de nuestro original Champ Tirado, ofrecemos una diversidad de productos complementarios para tu celebración.

A lo largo de todos estos años fuimos adquiriendo experiencia, la cual nos posiciona como una empresa  que se adapta a cada cliente para satisfacerlo y brindarle un presupuesto personalizado.

Historia del Champ

El Champ es símbolo de alegría, fiesta, lujo y distinción. No es para menos, desde el siglo XVII cuando la corte francesa lo puso de moda, se convirtió en la bebida favorita de la nobleza y burguesía europeas. Sin duda, reunía todos los requisitos para ser un vino elitista, era caro, novedoso y escaso.

A partir de finales del siglo XVIII, los productores de Champ comienzan a controlar el fenómeno de la efervescencia. El vino que ya no es el atributo de los religiosos, asume un lugar preponderante en las fiestas. Su ligereza seductora encanta y deleita a los libertinos del siglo XVIII. Este vino del “tapón que salta” se bebe en las pequeñas cenas del Palacio Real. El rastro de los pedidos importantes realizados por la Marquesa de Pompadour para sus fiestas campestres es elocuente: en el baile de máscaras celebrado en el Hôtel de Ville en 1739, se bebieron no menos de 1800 botellas de Champagne.

A finales del siglo XIX, la aceleración y la multiplicación de los medios de transporte permitirán a los vinos de Champagne comercializarse a gran escala. Presente en todas las fiestas de la Belle Epoque, ya no se puede vivir si él; sólo se le quiere a él, se le llama familiarmente el ‘Champ’.

Su renombre mundial hace que a principios del siglo XX, y en la actualidad, El Champ es indispensable tanto para conmemorar los grandes acontecimientos como diversas celebraciones.

×